Escalera de mentiras

Mi noche, empero, es narcisa a la luz
mi luna, empero, es libre sin cruz.

Yo quise mutilar las margaritas
mojar mi rostro cansado,
pero la noche seguía intacta, seguía sonora
y, mi voz erguida
calló.

Esta escalera de mentiras
me eleva, me mata sin razón;
ya no hay margaritas
qué despojar
ni noches qué abrazar,
solo el silencio de mi cama
me arrulla sin tesón.

6 Comentarios

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.