Sabrán mis noches

Quise leer la poesía de tus ojos

Encontrar el secreto de tu traviesa mirada,

Pero el miedo contrajo mis intenciones

Y no tuve más remedio que huir.

Soy cobarde, lo acepto

Pero he soñado con tus cálidos besos

Mientras la tierra se abre

Y absorbe la furia de mis entrañas.

He imaginado unir las constelaciones

De tu piel,

Recorrer tus puntos débiles

Amar tu cuerpo, amar tu alma…

Sabrán mis noches

Lo que mi boca calla y mi mente me delata

Sabrán de ti, de mí, de nosotros

Mas no hablarán, porque mis noches

Son como las tumbas,

Hablas con ellas, pero no hay respuesta alguna.

Anuncios

Lo que ocurra primero

Arráncame esta furia que se esconde en mi alma
blindame con el sentir de tu esplendida mirada
hace frío en mí y es mi cuerpo el que me reclama
tu flamante consuelo en mis noches mundanas.

Lame la suciedad que mora en mis poros
tu cuerpo es la analogía al demonio
siento hervir la sangre cuando estás junto a mí
voy a jadear mi amor, vas a querer huir.

Este cigarrillo habla en mi nombre
cuenta mis debilidades al son que lo fume
la luna roja escucha mis enfermos aullidos
soy un lobo herido suplicando por la magia negra de tus ojos.

Al amanecer ya te habrás ido, en vuelta en gracia
con júbilo repentino y mientras tanto yo, en esta cueva
añorando verte de nuevo, queriendo morir
esperando lo que ocurra primero.

Noches de soledad y vino

Esta noche haré un trío

Con la soledad y el vino

Me dejaré amar

Contaré mis tristezas a la luna

Serviré una, dos o tres copas

Acabaré la botella

Y lo más seguro es que no termine la tertulia.

El tiempo a solas me sienta bien

Cuando tengo muchos inconvenientes por resolver.

Soy amante del vino

Disfruto de su amargura,

Baño mi garganta con su exquisitez.

No hay pensamientos que estorben

Cuando tengo mi copa llena.

No hay odios que dañen

Mi soledad,

Solo me arrepiento de una cosa…

No haber comprado más vino.