Las angustias también se cansan

A veces quisiera escuchar mentiras, oír frases sin sentido y rozar labios salados, pero no consigo vivir detrás del muro, no consigo escalar embustes de encanto. He intentado soñar despierta, versar en mi mente unas cuantas ironías, sin embargo la verdad siempre duele. Ni yo, siendo valiente he salido ilesa a ella. Ella es tan letal, tan austera que no hay escapes seguros, que logren apaciguar el siniestro juego que voy edificando entre letras.
Ya salí corriendo una vez, me fui sin rumbo, sin mapa de guía y la angustia seguía allí, aguardando a las sombras del camino. Seguía esperanzada, expectante a mis delirios. No supe qué decirle, no supe qué mentira decir, y para mi fortuna, las angustias también se cansan y huyen sin decir nada.



4 comentarios sobre “Las angustias también se cansan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .