La vida, sus sombras y soledades.

Tu sombra se ha esfumado,
ha hecho contrapeso 
con mis remotas ganas
de no saber de ti.

Qué suerte tuve al haberme perdido,
qué infamia fue encontrar paz
dentro de la mazmorra del miedo
y justo en ese instante
decidí vivir sin pretensiones. 

Mis pasos se confunden 
con el viento, cálidos están
los siento arrullarse 
entre los vaivenes del ayer
y las huellas del ahora.

Todo lo que no recuerdo
permanece muerto;
tu voz es inerte a mis oídos
y la mía es una onda
que vuela sin consuelo.

El diablo frecuenta soledades
decía Cerati…
La soledad sabe todo de mí
y no me asusta su presencia
mi único tormento
son los silencios que viven en ella.

Anuncios

Hemisferios de la humanidad

Veo gente feliz por todos lados y me aterra.
No me malinterpreten.
No es que no me agrade verlos felices,
me aterra la idea que no sepan manejar 
los dos hemisferios de la humanidad: 
la tristeza y la felicidad. 
Siendo la segunda más efímera que la primera
pero no importa,
sean felices hasta que el tiempo lo permita
y abracen la tristeza para que no les arrebate la vida. 

El show debe continuar

¡Luces, cámara y acción!

Siento el foco en mi cara
llegó la hora de la función,
mis pies quieren explotar
hay tensión en mi paladar.
No hay palabras,
solo veo hipocresía 
en mi caminar.
Sigo de pie, 
tengo el cuerpo entumecido 
pero el show debe continuar
y mis pasos cansados van,
hastiados de tanta soledad 
y mis sueños brillan
en la oscuridad.

Maldita oscuridad
vive adornando mi verdad
con absurdas mentiras
que todo el mundo quiere escuchar.
Y no importa lo que yo sienta
no importa lo que yo piense
no importa lo que yo diga
el show debe continuar.
Así la llaga vuelva a sangrar,
mi llanto navegue 
sobre mis mejillas
y el dolor brote por mis poros
seguiré mi camino, 
botando piedras a los mezquinos 
ignorando bocas llenas de insultos
viviendo esta vida
hasta el último suspiro.

Queen – The Show Must Go On.

Poema Pink II

No quiero versos desgastados
ni abrazos por compromiso,
No quiero sonrisas reforzadas
ni letras sin sentido,
No quiero miradas llenas de lástima
ni leer poemas nulos de sentimientos.

Mi vida es una ruleta rusa
que gira, proclamando
la muerte en cada tiro.
Y la suerte está de mi lado
lo sé, aún respiro…
Y si hablo de la muerte
es porque no le temo a ella.

Escribo hasta saciar mi estupidez
busco consuelo en esta hoja de papel
y si vuelvo a ver el amanecer
cuando abra mis ojos,
sabré que he vivido más de mil vidas
en cada parpadeo.

No lamento…

No lamento el tiempo invertido 
ni las mañanas de sabor a cafeína,

no lamento las sonrisas regaladas 
ni los poemas recitados en la almohada,

no lamento haber vivido lo que viví
ni haber dejado de hacer lo que pude haber hecho,

no lamento el llanto que derramé
ni la tristeza que sentí cuando los sueños se fueron,

no lamento las noches taciturnas 
ni los días de relleno;
en el atardecer fui
y el amanecer soy.

No lamento mi ira
cuando vociferaba verdades parcas,
ni las mentiras emitidas 
por mi boca amarga.

No lamento los versos que te di
ni el amor que recibí.

Solo lamento no haber escrito esto antes,
pero ya no soy frágil 
y sé vivir sin mirar atrás. 

 

Un puñado de ilusiones

Un puñado de ilusiones

Esperando

Un viento que rozar

Un cielo que venerar

Un mar que apreciar.

Un puñado de ilusiones

Buscando

Tierras que conquistar

Mentiras que derrocar

Deseos que cumplir

Y noches para resurgir,

Entre la malicia y

La gracia,

Entre los minutos y

Las horas

Entre el desdén y

El respeto.

Un puñado de ilusiones

En medio del pecho

Y la espalda, atravesando,

Mutando en la piel

Con esmero y sin ganas,

Queriendo, odiando

Viviendo, muriendo

Sin más

Con todo…

El equilibrio existe

Cuando no falla

Las quimeras.

Es mejor tarde que nunca –Reflexión–

Se puede escribir sin pretender algo, aunque suene ilógico, tonto o pareciese que estuviese desvariando. Se puede morir sin haber muerto, aun estando respirando y observando frente a frente el ocaso.
Inclusive, se puede amar después de haber amado, con el corazón roto y un alma devastada de tanto dolor. Atrincherada está la vida que los revés se van amortiguando sin hacerse notar, a menos que los ojos busquen la verdad frente a un espejo. 
Se puede intentar lo que ya se descartó, así las lágrimas hayan inundado todo el espacio exterior. Es posible acariciarse las cicatrices, llenarlas de besos mientras se siente la bondad del perdón. 
Es posible amarse después de haber caído en las mieles de las autodestrucción; un alma estando tan cerca del peligro, es una de las maneras más genuinas de valorar lo que somos. 
Creer en lo que no nunca se creyó, odiar lo que nunca se odió, mandar al carajo todo lo que jamás pensó… es posible hacerlo, ¿saben por qué?
Porque es mejor tarde que nunca. 

Un día aprendí

Un día aprendí a decir adiós sin darme cuenta, cada año que pasa dejo atrás: actitudes, vicios, personas, colores, sabores, errores… y así podría escribir un sinfín de cosas que quedan en el limbo del pasado. En medio de esa nubosidad de antaño, me queda la sensación de haberme quedado con lo mejor de los puños que la vida me proporcionó. He aprendido a no apegarme a las cosas materiales; el apego es ese puñal que perfora el raciocinio y no deja ver lo que en realidad importa. Dejé de sufrir por lo insufrible, hay situaciones que no caben en mis manos y no puedo controlarlas.
“Aquello que no depende de mí, no debe joderme”, es mi consigna. Pero llegar a este punto me ha costado mares, he batallado contra mi peor enemigo… YO, y no ha sido una pelea fácil, a veces me masacra y humilla mis sueños. Todavía sigo en esa constante guerra y cada día que muere, yo sigo respirando.
Siento que no he vivido mucho, sin embargo al verme al espejo mi rostro me confirma todo lo contrario. Mi mirada es nebulosa, desconfiada y tal vez un poco pesimista. Tengo tatuadas las desilusiones en la memoria, pero no para sentirme mal por ello sino para acordarme que en este sube y baja de emociones, el que gana la partida no es el que llora sobre sus desgracias, es el que consigue sobrepasarlas. 

 

Naturaleza Muerta

El cielo está nublado
sus nubes cargadas van
y en la tierra, 
mis temores a flor de piel están.
Corren los ríos
llenos de historias qué contar,
arriban a su desembocadura
y entregan sus penurias al mar. 
Los vientos envuelven mis versos,
en mi espina dorsal están
esculpidos tus besos.
Naturaleza muerta hay 
alrededor de la belleza ancestral;
        /individuos ocultos/
        /mentiras abrasadas/
       /verdades marginadas/
      /seres encantados/
 La putrefacción roe sus almas
mientras que la lluvia borra sus faltas,
¿existe la redención después 
de causar un insano dolor? 
Pueda que sí… 
Múltiples mundos rondan 
en cabezas dementes
y yo… procuro salvarme,
intento seguir avanzando
sobre esta línea fina
llamada vida.