Antes del comienzo


Antes del comienzo queda la nada…


Un espacio sideral
catapultándose 
como una espiral estrecha
                                 y sinfín.
Antes del comienzo
solo hay silencio,
un silencio que grita
 desesperadamente
que ha llegado
             la hora del reverso. 
No hay avance,
hay ondas repetitivas
generando un bloqueo.
Pajazos mentales 
                           abruman,
atraen los remordimientos.
El verbo carne se hace débil,
frágil sin ningún pretexto.
Antes del comienzo 
                      el mar reposa 
y sus olas son tenues 
que pueden bañar 
al mismo tiempo.

Antes del comienzo 
estoy yo a medias 
                      sin fe,
y con la verdad 
entre las piernas.
              Estás vos, 
ensimismado,
pensando en el ayer,
en los besos que te di
mientras tu boca 
recitaba engaños.
Antes del comienzo
estamos los dos,
                  dispersos
en caminos distintos
buscando, tal vez
reencontrarnos 
de nuevo. 


Anuncios

El reloj

El reloj anuncia un día más,
Minuto tras minuto
Hora tras hora
Sin ningún desenlace fatal.
Se siente la vida respirar,
Amanece y en mi ventana
Veo la esperanza transitar.
Susurros de buenas nuevas
Quiero escuchar
Y aunque el dolor
No cesa, mi voz
Se quiere manifestar.
El reloj no ha dejado de girar
Y yo sigo esperando
Minutos que no van
A regresar.

Melancolía nocturna

Desdibujados
así nos recuerdo,
con las manos frías
y el pecho abierto;
mi corazón bombea 
recuerdos.
                   ¿Qué serán de sus noches
                     sin mi abrigo?
                    ¿Qué será de mí sin 
                      las estrellas de su cuerpo?

El tiempo acoge
a los solitarios;
nada duele
ya nada estorba,
el ayer ha muerto
y sus tristezas bajo
tres metros de tierra. 

La melancolía ha hablado,
«es como una luz
en primavera»
decía Spinetta.
y mis noches en vela
no se irán
y las dudas vendrán
a visitarme;
«sólo debes comprenderla»
así la calma arrullará 

la noche. 

Naturaleza Sabia

Del árbol caían hojas marchitas
y en su suelo brillaban sin esfuerzo,
colores opacos habían 
por los senderos
y en aquel horizonte,
vi agonizar al sol.
La naturaleza es más sabia
que nosotros,
sabe por donde andar, qué destruir
como edificarse y cuando morir.
Anochece 
el cielo se oscurece, 
mis ojos luchan por ver
lo invisible de la noche;
pero la oscuridad es astuta 
engaña con sus curvas inverosímiles
mientras el tiempo nos come poco a poco. 


El vaso no está lleno

Hoy el vaso no está medio lleno
ni medio vacío, es imparcial
observa desde afuera
la desgracia voraz.

El agua quiso evaporarse
desaparecer por completo
no hay salidas,
sólo bucles de tiempo.

La justicia es esquiva
donde todo permanece quieto,
el silencio es agobiante
mortífero, en las noches de inverno.
Pero aún no hace frío
y el vaso no está lleno.

 

Los Días

Pasan los días, pesan los errores sobre los hombros. Una decepción tras otra es el pan de cada día, los minutos empiezan a valer oro. El tiempo nunca ha sido amigo de nadie, es egoísta y mezquino. Los pecados cometidos se aluden y se ríen a carcajadas mientras que las malas decisiones escupen dolorosos desenlaces que florecen en la cúspide de los ojos.

La fe en la humanidad es utópica y sarcástica, burocracia enferma de narcisismo. La madre tierra infectada de una bola de heces putrefacta que somos los seres humanos. Personas pasando por encima de los demás, buscando el papel protagónico del largometraje llamado “vida”.

Sentimientos menospreciados y aplastados por unos cuantos billetes. El amor se extingue entre humo propagado por el desinterés. La paz es el mejor chiste jamás contado.

Amistades van y vienen, pocas veces permanecen. Las que se quedan afilan sus cuchillos para apuñalar en los momentos de mayor debilidad. Familias cegadas por el poder y la envidia; convirtiéndose en unos verdugos justicieros tan solo por llevar a cuestas un apellido que tanto deshonran.

El futuro divaga entre el pasado y el presente. Es un vagabundo sombrío, amado por unos, odiado por otros. El reloj no se tiene, los años avanzan a una velocidad inimaginable y es tan irónico el tiempo, porque él no perdona ni hace reclamos simplemente está entre nosotros como un asesino esperando matar a su victima sin previo aviso.