Electra, Blues-rock

Permaneces oculta en una sombra
esperando, siendo paciente
como una leona en caza,
sigilosa y orgullosa 
queriendo clavar tus colmillos de neón 
a presas débiles a la luz.
Atacas a sus espaldas
eres inmune al peligro
pues, de él provienes,
de ti no se puede indagar mucho
pero, hay astucia en tus pasos
tac-tac-tac- es la marcha del tacón
anunciando la belleza oscura 
que nace en tu pantalón.
Pronunciadas son tus caderas
como una canción de Blues-rock,
mirada caótica ¡Electra musical!
desatas la locura, eres un riff demencial
tu cuerpo lleno de notas está
aguardando la pasión
de un músico estelar. 

Anuncios

Inmoral encuentro

Lujuria perversa hay en mis piernas

Escondiendo el dulce néctar

Del durazno sagrado

Y es tu lengua el artífice al placer esperado.

Corre un manantial hacia tu boca

Siendo testigo de los gemidos encontrados.

Tu nombre sobre mi nombre

Diluyéndonos en el deseo

Sacudiéndonos la piel

En un inmoral encuentro.

Vino lujurioso

He de probar el vino que reposa en tu boca

He de aniquilar tu intención de fuga

He de saciar tus besos en esta noche oscura

He de ganar tu juego, aunque sea una locura.

Has de verter vino en mi piel

Has de beberlo todo en mi vientre

Has de recorrer con tu lengua mis piernas

Has de perder la poca razón que te queda.

El vino ha de ser nuestra fuente de deseo

Ha de ser nuestro testigo lujurioso

Y ha de ser el protagonista de nuestra velada.

La Sensualité

Sensualidad es lo que desbordas al caminar,

Tus caderas pronunciadas,

Vibran al son de tu taconeo intenso;

Y a un millón de miradas

Sin prisa, las dejas sin aliento.

 

Mujer, eres sensualidad viva,

Son tus ojos, dos rayos cautivadores,

Que hipnotizan pupilas ajenas;

Y es tu mirada una atracción innata.

 

El pecado a cometer es tu boca,

Yace en ella la tentación,

Y muere con ella el deseo;

Oh bella mujer eres un despiadado poema

Que pocos logran comprender.

 

No hay cordura al apreciar tus piernas,

Esbeltas, llenas de secretos.

En tu desnudez hay un cielo por descubrir,

Y es tu actitud la cúpula de la sensualité.