Naturaleza Sabia

Del árbol caían hojas marchitas
y en su suelo brillaban sin esfuerzo,
colores opacos habían 
por los senderos
y en aquel horizonte,
vi agonizar al sol.
La naturaleza es más sabia
que nosotros,
sabe por donde andar, qué destruir
como edificarse y cuando morir.
Anochece 
el cielo se oscurece, 
mis ojos luchan por ver
lo invisible de la noche;
pero la oscuridad es astuta 
engaña con sus curvas inverosímiles
mientras el tiempo nos come poco a poco. 


Anuncios

Naturaleza Muerta

El cielo está nublado
sus nubes cargadas van
y en la tierra, 
mis temores a flor de piel están.
Corren los ríos
llenos de historias qué contar,
arriban a su desembocadura
y entregan sus penurias al mar. 
Los vientos envuelven mis versos,
en mi espina dorsal están
esculpidos tus besos.
Naturaleza muerta hay 
alrededor de la belleza ancestral;
        /individuos ocultos/
        /mentiras abrasadas/
       /verdades marginadas/
      /seres encantados/
 La putrefacción roe sus almas
mientras que la lluvia borra sus faltas,
¿existe la redención después 
de causar un insano dolor? 
Pueda que sí… 
Múltiples mundos rondan 
en cabezas dementes
y yo… procuro salvarme,
intento seguir avanzando
sobre esta línea fina
llamada vida. 

Poema Adyacente

Vi el sol reflejado en el río/
En la cumbre de la montaña
Los árboles se rozaban entre sí
La tierra abriéndose inhalaba.

Vi las nubes corriendo/
En el rostro de mi madre
habitaba la esencia de Dios
La naturaleza estaba muerta.

Vi los metales transformase/
Era alquimia al instante
A los átomos repatriarse
Junto al cosmos camuflarse.

Vi el viento quebrarse/
A mi piel exasperarse
El eco del horizonte anunciaba
Al tercer ojo pronunciarse.

Vi a la luna roja/
el espacio quiso exorcizarse
Mi cuerpo deambulaba
En un profundo éxtasis.

Vi a la noche encima mío/
Queriendo devorarme
Canalicé todos mis sentidos
En este poema adyacente.