Poema Pink II

No quiero versos desgastados
ni abrazos por compromiso,
No quiero sonrisas reforzadas
ni letras sin sentido,
No quiero miradas llenas de lástima
ni leer poemas nulos de sentimientos.

Mi vida es una ruleta rusa
que gira, proclamando
la muerte en cada tiro.
Y la suerte está de mi lado
lo sé, aún respiro…
Y si hablo de la muerte
es porque no le temo a ella.

Escribo hasta saciar mi estupidez
busco consuelo en esta hoja de papel
y si vuelvo a ver el amanecer
cuando abra mis ojos,
sabré que he vivido más de mil vidas
en cada parpadeo.

Anuncios

Paredes Blancas

Paredes blancas
absorbiendo la poca paz
que vive en las almas.
Paredes blancas
llenas de sufrimiento,
miseria y desolación.
La Parca inquieta
fisgonea en cada esquina,
masacrando ilusiones
entretanto;
Los labios se resecan
la mirada se vuelve tensa
respirar es un hastío…
y en segundos,
la vida se extingue
en los recovecos
de las paredes blancas.

Muerte lenta

Ardor en la boca del estómago
crujen las enzimas digestivas,
calcinado está el esófago
y en el vértice de las comisuras
hay espuma viscosa. 
lengua reseca, labios partidos
ojos rojos, mirada perdida;
gritos desesperados
manos temblorosas,
excesivo sudor brota 
desde la testa hasta los pies.
Al fondo del pasillo 
se escucha Moonlight Sonata;
los oídos duelen

y una fuerte lluvia de sangre
sale de la nariz.
Las tripas quieren florecer en el ombligo,
no hay equilibrio
sino unas piernas débiles, frágiles, 
inservibles para correr;
el llanto desconsolado
cubriendo el rostro moribundo,
el cuerpo pudriéndose 
poco a poco,
su alma buscando una tregua 
pero la muerte lenta 
está aquí
reposada y echando raíces 
en la banca. 

Piano Escarlata

Aquí en mi densidad,
oigo el piano tocar
suenan aquellas notas,
bañadas en melancolía
susurran anhelos perdidos
haciendo olvidar nimiedades.
Música escarlata
contagia a la nostalgia,
se viste de rojo mi soledad
tiñendo mis manos cansadas.
Nocturnos deseos
empañando mi ventana,
el frío está cerca
y mi vientre hierve al templar.
Hermosa composición
estremece mis sentidos,
si muero esta noche
no tendré miedo al partir
la agonía suele ser bella
cuando ella no te importa,
y el sufrimiento es nulo
al dejarlo entrar
sin necesidad de aferrarse a él.

 

Desde las estrellas

Ay, esta paradoja de sentimiento que es el amor, siempre tan fugaz, tan efímero, tan ficción idealizada, son cuatro letras sin peso que rebotan en la mente, y en el cuerpo.

Noto la desilusión de un ave que sube desde las entrañas para morir en la garganta.

Ahogo las lagrimas que siento de nostalgia en un perfume. Las caricias, las historias, las tardes sin sol.

Te deshaces, arqueando la espalda, contra la pared, como nieve que se convierte en agua.

Tan fría que todos resbalamos sobre ti, somos incapaces de dejar huella en tu paisaje, estás protegida por la oscuridad.
Hay momentos, en los que de una forma extraña, y sin que sepas explicar, se te aparece alguien que te derrite y te transforma en marea de fuego.

Por eso te regalo este texto.

Y así, cuando pases por este portal vacío de un Dios que observa con paciencia tu ser, sabrás que ha llegado el momento.

Eres un sueño.

Una sonrisa.

Nos hablamos desde las estrellas.

Escrito por: “A”

En un soplo se nos va la vida

En un soplo se nos va la vida…

Llega el sueño profundo
siniestro que pulveriza la sonrisa,
hay tanta quietud en sus ojos
tanta soledad en su mirada
poca cordura en su habla
y sordera en sus lágrimas;
nublado está su sentir
marchitándose a la medida
que ve el alud de tierra 
sobre la cornisa.
Nadie pudo decir una palabra
pues, el llanto acaparaba la garganta,
en la boca del estómago 
crecieron las dudas del mañana
qué difícil es despojarse de sus abrazos
qué tortura es regresar y ver que ya no está.
Las noches son eternas
cuánto pesan los días en pena,

es una misión imposible dormir
y la carga de las memorias resuenan en sus hombros.
En un soplo se nos va la vida

pero, su duelo se hace una eternidad
no hay alegría en este lugar
no hay gozo en su cielo,
aceptar la pérdida no es un consuelo
gastado está el tiempo
¿y si el tiempo lo cura todo?
¿Dónde está su tiempo?

Eterna Noche

Vientos soplan en contra vía
pensamientos desatados en jauría
escupen mofas
destilan veneno por las rendijas,
¡Cuánta ironía hay en sus sonrisas!
Arde el piso
corre el miedo en círculos
la sangre se verte alrededor 
gritan agónicos dolores
queriendo redención,
¡Miren todos, es la muerte maldita!
La calle fúnebre está lista
se asoma frente a la multitud
un féretro de cristal 
rodeado de unas lágrimas de mentira.
Esperan pacientemente,
devorar sus más recónditos placeres
y en la cúspide 
drenar sus buenas intenciones
¡La eterna noche está aquí!
recogiendo al mártir
no hay inocentes en la fuga
ni vestigios en los ventanales
únicamente sombras
follando los pesares.

 

 

 

Te estoy esperando

Te das el lujo de escoger a quién quieras,
Eres caprichosa y embustera.
Apareces de repente,
Nunca avisas cuando llegas.

Intimidas con tu presencia,
Coqueta, eres muy coqueta.
Algunos te temen,
Otros te idolatran,
Aunque nadie te quiere,
Todos a tus pies llegan.

Te ven como un castigo,
Abusan de tu confianza,
Igual tienes el privilegio,
De hacer justicia a tus anchas.

Te maldicen,
Te agradecen,
Te veneran.

¿Cómo haces, Muerte, para tenerlos a todos contentos?
¿Cómo haces para brillar entre tanta oscuridad?

Algún día te veré,
Algún día me verás.
No sabré qué decir,
Y tampoco lo sabrás.

Llegarás a buscarme,
No tocarás mi puerta.
Desde que nací,
Te estoy esperando…
Muerte.