Hoy solo estoy yo

Hoy solo estoy yo,
atrapado entre los madrigales
de mi prosa,
tratando encontrarte
de nuevo.
Y no te veo
no te oigo
ni te siento,
estás fuera de mi alcance
estás lejos de mi memoria.
He olvidado el sabor de tus besos
no consigo recordar
tu esbelta figura,
tu voz se ha ido diluyendo con el tiempo
tus te quieros naufragaron en el viento
y mi maldito corazón ha quedado sin techo.
Hoy solo estoy yo
aturdido en mi lecho,
envenenado por mi amargura…
triste y desecho.
No quiero verte en mis letras
ni dedicarte un solo poema
pero ya lo ves, querida mía
aquí estoy, reviviendo tu recuerdo.

Anuncios

Vértigo

Un camino sin destino
una sonrisa sin motivo
una nota que te transporta
y una música que hace
espuma tu boca.
Una gota de sudor 
esculpiendo
tu cuerpo de canela.
He aquí la brisa
revoloteando
tus bragas de franela 
y mis ojos no lo logran
escapar
de semejante belleza.

Mis sentidos alborotados
resurgen desde la tierra,
el piso está caliente
y mi mente serena;
siento el vino 
reposar en mi desnuda
garganta,
sueño con verte volar
entre mis piernas
una vez más.

El mareo ya está aquí
y si no vomito 
la muerte vendrá por mí,
qué suerte podré tener
si no consigo ver
tu reflejo en mi ser.
Arde mi vientre 
la ilusión se ha ido,
es el vértigo de tu partida
lo que ha hecho de mí
un alma sufrida.


Divagando en este mundo

Juré jamás vestirme de recuerdos,
no quiero retroceder la película 
ni volver a palpar alegrías efímeras;
Recordar es morir dos veces
y yo ya me cansé de resucitar 
todas las noches. 
A veces es bueno no sentir nada,
ser un ente inmune al dolor
no percibir los colores
ni saborear los placeres;
el deleite de vivir 
sin esperar un mañana prometedor
resulta perturbador,
pero anular el futuro
suele ser divertido, 
si la energía está enfocada
en un solo presente,
en el hoy…
Me desgasto pensando
en posibles desenlaces, 
mi cabeza quiere explotar
en mil pedazos
y mi mente solo quiere viajar
sin el pasaje de regreso.
Sigo divagando en este mundo
mis pasos no son firmes
mis sueños son de trapo
y mis despertares son trágicos.
Busco la manera de encajar
en bocas sinceras
pero mis besos son falsos,
mis caricias rebosan 
en cuerpos en llamas
y el amor no se encuentra en una cama.
Y yo no quiero verlo
ni sentirlo 
ni olerlo. 

Era solo Rock’N’Roll

Guardé tus notas debajo de mi almohada
las conservé por mucho tiempo,
quise botarlas cuando te fuiste
pero las letras por más que se boten
jamás se borran.
Guardé tus fotos en una cajita
quise romperlas al verte partir

                                             y así fue,

me deshice de ellas… 
Qué absurdo es ver tu hermosa cara
y sentirme miserable porque 
no estás aquí.
Qué agonía es pensarte en pasado
pero mi amor, te juro que no quiero
conjugar-te en futuro.

En mi presente
brillas por tu ausencia

                                                 y no te confundas,

cuando las luces se apagan
suelo recordarte en mis silencios,
es grato saber que estás bien
y por mi parte
me siento mucho mejor que ayer.
¡Ah, sí! No más fue ayer
cuando nos dijimos adiós,
el tiempo ha sido lento
y el mañana una aventura. 

                                                You rocked my world,

Era solo Rock ‘n’ roll
pero, ni la música que
hicimos
bajo la sombra de la luna,
ni los furiosos besos
en sábanas desgastadas,
ni las figuras recreadas
en nuestra cama
fueron suficientes…
Para ti.

Era solo Rock ‘n’ roll
lo que había en mi corazón,
y tu indecisión
fue la antítesis
de mi amor.

 

 

 

Los Dos

Todo estaba entredicho, las palabras eran ecos que retumbaban en los oídos, cada frase parecían balas  que se clavaban en el pecho. No hubo tiempo para decir adiós ni un hasta luego, todo pasó tan rápido que las miradas hablaban por si solas, mientras los labios temblaban de cólera y el corazón latía bruscamente. El daño estaba hecho y no había remedio para el dolor.
Sus ojos se enrojecieron y de ellos brotaron lágrimas sin esfuerzo, sus manos se encogieron de la rabia y cientos de puños destrozaron la pared. Quiso salir corriendo, pero su furia no se lo permitió. En esa habitación estaba su vida, sus sueños, su juventud; estaba el tiempo, las noches de lujuria y las mañanas de amor. Quería matarla, destrozarle el cuello o clavarle un cuchillo, todo eso pasó en un micro-segundo por su jodida cabeza… ella solo sonreía de temor. Quiso matarla, mas no lo consiguió, él la adoraba, ella era su reina, su fortuna y bendición. Quiso besarla de nuevo, hacerle el amor, pero ella solo gritaba: «vete, ya no te amo. Ya tengo un nuevo amor»
Él no lo comprendía, no sabía cuándo, cómo ella lo había dejado de querer. Sin embargo él se estaba engañando a sí mismo, él sabía exactamente la hora, el lugar y el momento en que todo se había ido para el carajo. Ya no cabían más las promesas en su boca, los hechos demostraban otra cosa y justo ahí ella lo dejó. Se cansó de sus juegos, de sus imbecilidades y su falta de carácter. Ella lo amó con su vida, pero se dio cuenta que amar no es suficiente, no se puede entregarlo todo y quedarse con las manos vacías.

Llegó la desazón a buscar refugio en medio del caos que concierne a los dos. Dos almas rotas, dos caminos divididos y un amargo adiós para un amor golpeado, ultrajado por la deslealtad de uno de los dos. 

Te llevaste todo de mí

Te fuiste y sola me quedé,
Esperé tu regreso,
pero no quisiste volver.
Estoy a medias aquí,
Te fuiste y te llevaste todo de mí.

Te llevaste mis mejores poemas,
Mi risa espontánea,
El brillo de mis ojos,
Mis noches de neptuno.

Te llevaste mis manías,
Mis mejores chistes,
Mi simpatía…
Las canciones que te regalé,
Y los dibujos que pinté.

Lo mejor que había en mí,
Te lo di de corazón,
Pero hiciste caso omiso,
Y te fuiste sin pudor.

Te llevaste mis alegrías,
Mis enojos,
Y mi llanto,
Pero nada es como antes,
Aún respiro de milagro.

Tu amor es un tabú,
Del cual no quiero hablar,
Y no porque te odie,
Sino por mi tranquilidad.

Ya te fuiste,
Y no volveré a escribir de ti,
Porque si fuiste capaz de irte,
Yo también soy capaz de vivir sin ti.

Microcuento: Mal-viaje en las venidas

Otra noche más sentado en el bar, sin la más remota idea qué falda se enrollará en sus sábanas. El recuerdo de su amada lo estaba matando. Ahogaba sus penas en el alcohol, aspiraba esperanzas blancas y hundía el pito en coños de alquiler. En ese intento de olvidarla, pensaba que correrse dentro de ellas iba a aniquilar el vacío de su partida, y en ese instante entendió: de nada sirve follar con el corazón hecho trizas, si en cada venida ella estaba en su mente.

Amor Mezquino

Un corazón triste puede escribir,

Contar las historias más hermosas del mundo

Un corazón herido es tan susceptible

Como aquella lágrima que frota  tu rostro

Aquel corazón que tanto amó, le es muy difícil odiar.

Amor que se transforma en ilusión,

Ilusión nefasta, mezquina.

Somos agua, somos fuego

Tú y yo sólo existimos en el recuerdo.

Una orgía de recuerdos succiona mi mente

Y tu nombre aún duele.

Duelen las palabras que me pronunciaste

Y las que no salieron de tu boca.

El cielo está lleno de promesas

Inútiles fueron las tuyas

El vaivén del aire me las trae a la puerta

La tierra que piso es testigo

Que mi amor por ti no fue un delito.

Mi único delito es seguir queriéndote

Queriéndote en silencio,

Aunque de ti solo reciba el olvido.

 

 

Escrito en octubre 2015