De madrugada

Mi mente deambula Entre un presente inexistente Y un pasado que rechazo, Pensamientos van y vienen Alterando el curso del tiempo… Mi intención no es otra Que liberar mis versos El viento habla Susurra en mis sueños, Abro los ojos Oigo al silencio Es un grito de histeria Es un ahogo lento Escucho su voz…

Desasosiego y sin ella

Tal vez mi desasosiego esté bailando en la orilla del ríoallí, donde es torpe y fugaz,allí, en la desembocadura de mis miserias.Él sigue bailando al lado del cuerpo desnudo y lleno de cicatrices. Tal vez ella descubrió la verdadella, mi amante empedernida se fue y de su rostro solo hay recuerdos inexactos de su voz,…

Dos en una sola cabeza

Si pudiese decirle a ella: Vete y no vuelvas más, Llévate mis amarguras contigo Cierra la puerta y olvídate de mí. Pero, ella siempre regresa Para recordarme Que somos dos en una sola cabeza.

Sin punto final

Segundo poema de la serie: El diablo de los poemas. En medio de mi silenciohay susurros;oigo voces que gritan mi nombre y me piden clemencia.Yo quiero borrarlas de mi mente,escribo, sigo escribiendohasta que la última letra sucumba sus palabras.El insomnio llegó sin avisary yo le abrí la puerta;dejé que me abrazara hasta calmar mi sed,pero el desasosiego es como…

Levantarse y beber café

Levantarse, beber un poco de café. Escuchar los pájaros trinar y sentir el cuerpo pesado al caminar. Hay un sol resplandeciente afuera y las ganas de dormir siguen plenas. Los minutos golpean en la cara, sin embargo hacer caso omiso al tiempo es la solución al problema. Las manos tiemblan, la respiración se agita, los…

Domingo Híbrido

Maleza escudriñando por las ventanas al sortilegio de la soledad, oscuras sonrisas alumbrando en el pozo de la desolación; hay un maleficio en estas paredes, apuntando hacia la realidad. Así son los domingos híbridos: el piso se retuerce en las penumbras, no hay equilibrio constante,  la mancha crece, crece sin obstáculo alguno. Qué diminuto es…

Ansiedad — Soliloquio

He aprendido a desvanecerme entre la calma y el desespero. No hay un punto medio entre los dos ni pretendo buscarlo. La presión del pecho aumenta cuando escucho las agujas del reloj, disipándose entre los ecos del silencio. Cuánta tensión hay entre un silencio a otro y qué espesa es la respiración al fingir que…