No siempre le escribo al amor

No siempre le escribo al amor
su metáfora es mi camuflaje
para hablar de vicios
e inmoralidades,
sin asustar a los santos
y violarle la mente a los castos.
No siempre le escribo al amor
ni deshojo rosas rojas
mientras me follo
las oportunidades.
Mis letras pueden ser soeces,
sinceras como el filo
de un cuchillo
que atraviesa tu fina garganta;
mi poema puede ser vil
hasta enfermar tu dulce boca
por andar recitándolo
a los cuatro vientos…
Y por eso no siempre le escribo
al amor,
porque si amar es una perdición
yo quiero seguir escribiendo
esta alegoría, que no es más
que una realidad constante.


Anuncios

Divagando en este mundo

Juré jamás vestirme de recuerdos,
no quiero retroceder la película 
ni volver a palpar alegrías efímeras;
Recordar es morir dos veces
y yo ya me cansé de resucitar 
todas las noches. 
A veces es bueno no sentir nada,
ser un ente inmune al dolor
no percibir los colores
ni saborear los placeres;
el deleite de vivir 
sin esperar un mañana prometedor
resulta perturbador,
pero anular el futuro
suele ser divertido, 
si la energía está enfocada
en un solo presente,
en el hoy…
Me desgasto pensando
en posibles desenlaces, 
mi cabeza quiere explotar
en mil pedazos
y mi mente solo quiere viajar
sin el pasaje de regreso.
Sigo divagando en este mundo
mis pasos no son firmes
mis sueños son de trapo
y mis despertares son trágicos.
Busco la manera de encajar
en bocas sinceras
pero mis besos son falsos,
mis caricias rebosan 
en cuerpos en llamas
y el amor no se encuentra en una cama.
Y yo no quiero verlo
ni sentirlo 
ni olerlo. 

Sabrán mis noches

Quise leer la poesía de tus ojos

Encontrar el secreto de tu traviesa mirada,

Pero el miedo contrajo mis intenciones

Y no tuve más remedio que huir.

Soy cobarde, lo acepto

Pero he soñado con tus cálidos besos

Mientras la tierra se abre

Y absorbe la furia de mis entrañas.

He imaginado unir las constelaciones

De tu piel,

Recorrer tus puntos débiles

Amar tu cuerpo, amar tu alma…

Sabrán mis noches

Lo que mi boca calla y mi mente me delata

Sabrán de ti, de mí, de nosotros

Mas no hablarán, porque mis noches

Son como las tumbas,

Hablas con ellas, pero no hay respuesta alguna.

Desde las estrellas

Ay, esta paradoja de sentimiento que es el amor, siempre tan fugaz, tan efímero, tan ficción idealizada, son cuatro letras sin peso que rebotan en la mente, y en el cuerpo.

Noto la desilusión de un ave que sube desde las entrañas para morir en la garganta.

Ahogo las lagrimas que siento de nostalgia en un perfume. Las caricias, las historias, las tardes sin sol.

Te deshaces, arqueando la espalda, contra la pared, como nieve que se convierte en agua.

Tan fría que todos resbalamos sobre ti, somos incapaces de dejar huella en tu paisaje, estás protegida por la oscuridad.
Hay momentos, en los que de una forma extraña, y sin que sepas explicar, se te aparece alguien que te derrite y te transforma en marea de fuego.

Por eso te regalo este texto.

Y así, cuando pases por este portal vacío de un Dios que observa con paciencia tu ser, sabrás que ha llegado el momento.

Eres un sueño.

Una sonrisa.

Nos hablamos desde las estrellas.

Escrito por: “A”

Sigue hablándome

Inexplicable sensación invade mi ser
cuando te siento recorrer mi cuello
es una fuerte barricada, crepitando mis ojos.
Anestesiada estoy, confusa ilusión 
recorta mi respiración
Es un panic attack en toda su expresión,
las manos me tiemblan
y hay hormigas en la panza.
Disculpa, solo lo imaginé mientras me hablabas 
no cabe tanto éxtasis en tus palabras,
el tiempo pasó, pero todo siguió fluyendo adentro
nada se detuvo.
Mi taquicardia subió y el vacío en mis entrañas se multiplicó
sigue hablándome despacio, 
no te escucho bien
estoy perdida mirando tus ojos 
queriendo morderte los labios o fundirte con un beso.
Sigue hablándome –cállate y bésame–
cuéntame de ti –no te vuelvas a ir–
You make me feel so high!
Tengo unos cuantos te amos atorados en mi garganta

y miles de gemidos esperando pronunciar tu nombre…
Esta vez no me disculpo,
es mi amor el que clama por ti
y eres tú mi perdición. 

Hoy escuché tu voz – Poema

Hoy escuché tu voz

te oí cantar

un bolero solitario

encadenado a los recuerdos

malditos recuerdos que una vez 

fueron nuestros.

La nostalgia se claustro entre 

mi pecho y mi espalda,

fui presa de mis pensamientos

y te volví a querer.

Hoy ya no me dueles

la melancolía abraza mis lágrimas saladas

y me pregunta: ¿cuándo has

dejado de quererlo?

Hoy escuché tu voz

y quise escribirte

ya lo sabes, he desnudado mi orgullo

invoqué tu nombre en esta copa de vino

y te hiciste real en esta poesía;

en mis letras siempre estás

en mis noches te recito poemas en silencio,

turbios silencios que nunca escucharas.

Ella

No, no es que sea una época difícil. Eres tú, solo tú, siempre tú, demasiado dual, fragmentada. Impedida para encontrar el significado de la felicidad. Demasiado acostumbrada a las heridas. Confundiendo el amor con el castigo. Como si quisieras lastimarme. Una adicta al apego y las mentiras. Una adicta al desdén y al silencio. Puede que me ames pero solo como un árbol de refugio. Una sombra que te cobije del sol que tanto adoras, y no quieres ya soltarte, te da miedo que me mueva. He aceptado mutilarme contra tu piel de diosa, donar mi arte a todo tu ser para inmortalizarte. Pareces una lámina de miel envolviendo el esqueleto de un revolver. Mis ojos mueren cada día al contemplarte mientras tu planeas quemar todos mis pasaportes. Quieres que te ame al ritmo de tus latidos como si fuera posible detener tu hemorragia del dolor y aunque ambos sabemos que después al terminar siempre obtendrás el final que te mereces.

 

“A”.
Colectivo Arte O Culto.

 

He de mentir

He de mentir si te digo que no te pienso
si no te imagino sonriendo
o buscando algún consuelo.
He de mentir si te digo que no te quiero
y sí te quiero, me muero por tus besos,
durmiendo en tu pecho
creando un universo.
Aún sueño contigo
creyendo en lo nuestro,
pero la realidad me atropella
y te veo bien lejos.
Hemos perdido el rumbo
ahora estoy yo sin ti y tú sin mí
viviendo sin frenos.
He de mentir al decir que debemos estar juntos
eso ya lo sabemos,
tuvimos tantos intentos
solo cosechamos varios fracasos.
No te miento al decirte que te echo de menos,
mas si algo he aprendido de todo esto
es que mi tranquilidad va primero.

A mi madre

Eres la dicha de mis ojos

Yo soy parte de ti

Me has cumplido todos mis antojos

En tus brazos dejo de sufrir.

Tu compañía alimenta mi vivir

Gracias te doy madre mía

Por estar siempre ahí,

Por apoyarme en mis locuras

Por ser esa mujer de admirar

Gracias por enseñarme a no rendirme

A nunca dejar de creer,

Eres el amor de vida

Y te amo hasta el fin.

 

Dedicado a mi madre por su cumpleaños.

Hay amor después del amor

Te vi
Me cautivaste
Te hablé
Me envolviste en tus palabras
Te conquisté
En mis tripas te metiste.
Me viste
Te enamoraste de mi sonrisa
Me hablaste
Te quistaste el ego
Me conquistaste
Sin mucho esfuerzo, cale en ti.
Nos vimos

Nos conocimos
Nos conquistamos
Nos enamoramos
Nos amamos
Nos odiamos
Nos seguimos amando
A la distancia, sí,
En el olvido, también;
Hay amor después del amor.