La Esfera que no gira más

Hace exactamente un año y tres meses que estoy en la comunidad de WordPress. Y cuando empecé, no pensé en los resultados. Es decir, solo quería sentarme a escribir, escribir hasta que ya no tuviera nada que decir, pero lo increíble es que siento que no he dicho nada y tengo muchas cosas que redactar. Como lo dije en un poema mío: es un vicio de nunca acabar.

Y quiero empezar a recopilar mis poemas –en este caso– Y hoy presento dos de ellos: Alter-ego y El diablo de los poemas.

No esperaba nada de mi blog (La Esfera que no gira más) pero aquí sigo en este camino.

Anuncios

Hoy solo estoy yo

Hoy solo estoy yo,
atrapado entre los madrigales
de mi prosa,
tratando encontrarte
de nuevo.
Y no te veo
no te oigo
ni te siento,
estás fuera de mi alcance
estás lejos de mi memoria.
He olvidado el sabor de tus besos
no consigo recordar
tu esbelta figura,
tu voz se ha ido diluyendo con el tiempo
tus te quieros naufragaron en el viento
y mi maldito corazón ha quedado sin techo.
Hoy solo estoy yo
aturdido en mi lecho,
envenenado por mi amargura…
triste y desecho.
No quiero verte en mis letras
ni dedicarte un solo poema
pero ya lo ves, querida mía
aquí estoy, reviviendo tu recuerdo.

Medialuna

236

Abrásame con tus manos
llenas de deseo
siente como mi piel
se complementa con la tuya.
Atrápame con el fuego
de tu mirada;
siente mis ojos crepitar
en la cúspide de la perdición
que es tu boca.
Descontrólate sobre mí
y arrebátame la poca
inocencia que me queda.
Soy un ser indefenso 
cuando moras en mi cuerpo,
y no siento vergüenza
al decir que sin tus besos 
me muero.  
Absórbeme todo
el jugo de mi insolencia;
quiero depositar mi furia
en tu tesoro de medialuna
y si es preciso morir allí,
mientras agonizas de placer
en el lado más oscuro
de mi cama. 

El idiota

La música se adueñó del espectáculo,
su mente quería recuperar el control
ipso facto
un nubarrón de algarabía
interrumpió la función.
Risas vertiginosas
contagiaron el humor
del idiota,
no tuvo más remedio
que acabar con su presión.
Triste son sus letras,
de sus pulgares
brotaba armonía pura;
obras de arte
al alcance de los más débiles.
Un corazón unísono
queriendo conquistar
terrenos baldíos…
Yace el idiota
con sus versos gota a gota
merodeando
por las esquirlas de sus amantes
sacudiendo su lengua
en cuerpos de trance…
y su voz agoniza
y su alma se marchita
y solo respira
así ya no tenga prisa.

Divagando en este mundo

Juré jamás vestirme de recuerdos,
no quiero retroceder la película 
ni volver a palpar alegrías efímeras;
Recordar es morir dos veces
y yo ya me cansé de resucitar 
todas las noches. 
A veces es bueno no sentir nada,
ser un ente inmune al dolor
no percibir los colores
ni saborear los placeres;
el deleite de vivir 
sin esperar un mañana prometedor
resulta perturbador,
pero anular el futuro
suele ser divertido, 
si la energía está enfocada
en un solo presente,
en el hoy…
Me desgasto pensando
en posibles desenlaces, 
mi cabeza quiere explotar
en mil pedazos
y mi mente solo quiere viajar
sin el pasaje de regreso.
Sigo divagando en este mundo
mis pasos no son firmes
mis sueños son de trapo
y mis despertares son trágicos.
Busco la manera de encajar
en bocas sinceras
pero mis besos son falsos,
mis caricias rebosan 
en cuerpos en llamas
y el amor no se encuentra en una cama.
Y yo no quiero verlo
ni sentirlo 
ni olerlo. 

Soy un ser raro

Soy un ser raro
no cabe duda alguna;
echo de menos 
        /lugares a donde nunca he ido,
       /olores de cuerpos que jamás he olfateado,
      /lamer esa boca que jamás he besado.
Echo de menos
       /ojos que nunca me han mirado 
      /manos que jamás me han tocado
     /piernas que no he abrazado.
Lo sé, soy un ser raro
y es mi rareza lo que me hace 
ser un espécimen de hombre desolado,
siempre extrañando 
susurros de vida 
y viviendo en el crepúsculo
de la mentira.   

¿A dónde fueron las respuestas?

Hay días en los que te levantás
y no sabés quién sos
tenés la mirada perdida
la boca reseca
te flaquean las piernas
y la voz se te quiebra.
No bebiste la noche anterior,
/insisto/
no bebiste nada de alcohol
aún así, sentís que todo te da vueltas.
mirás en tu entorno
nada tiene sentido,
tu cama está llena de sudor
y tus preguntas sobre la mesa
¿A dónde fueron las respuestas?
—huyeron de vos.

Huir es más sencillo que quedarse…
Cerrás la puerta y no mirás atrás
emprendés la huida 
corrés, corrés sin alma,
inundado en lágrimas
y las respuestas
en la punta de la garganta. 

Lo que ocurra primero

Arráncame esta furia que se esconde en mi alma
blindame con el sentir de tu esplendida mirada
hace frío en mí y es mi cuerpo el que me reclama
tu flamante consuelo en mis noches mundanas.

Lame la suciedad que mora en mis poros
tu cuerpo es la analogía al demonio
siento hervir la sangre cuando estás junto a mí
voy a jadear mi amor, vas a querer huir.

Este cigarrillo habla en mi nombre
cuenta mis debilidades al son que lo fume
la luna roja escucha mis enfermos aullidos
soy un lobo herido suplicando por la magia negra de tus ojos.

Al amanecer ya te habrás ido, en vuelta en gracia
con júbilo repentino y mientras tanto yo, en esta cueva
añorando verte de nuevo, queriendo morir
esperando lo que ocurra primero.

A blanco y negro

A blanco y negro se tergiversa el ayer

perdiéndose los colores que fuimos una vez

tonos grises se difuminan en los senderos;

cartas jamás leídas, besos retrecheros

caricias viscosas, te amos en las pupilas

pestañas luminosas, abrazos sinceros.

A blanco y negro son las mañanas

donde están las ganas alborotadas;

peculiar es el humor negro

te reís de vos mismo o se ríen de vos en la cara.

No se vale llorar ni perder el aliento

en la nostalgia yo soy el arriero,

cargando las angustias

repartiéndolas sin esmero

en pieles usadas, en labios cizañeros.

A blanco y negro te quiero

maldigo acordarme de vos, ver tu rostro en cada calle,

sin tus colores maldito estoy

y en esta desolación quedo yo. 

La chica de fuego

La chica de fuego
lanza llamas con sus cabellos
podría besarte mientras me dañas
son tus labios mi castigo
y son tus piernas mi venganza.
Constelación de lunares hay en tu espalda
Tez blanca como la nieve
quisiera absorber tu aura
pero me dejas sin aliento
y cuando te tengo cerca me diluyo.
Estar contigo es la destrucción
pero no importa,
corro el riesgo al oler tu cuello
soy un primitivo
tú mi damisela 
ven, muérdeme las mejillas
no hay dolor más insano 
que no tenerte en mi vida.