Ausencias

Un trago por los que ya no están,
por los que se fueron y no volvieron
Un trago por los que quedan
Por los que están y permanecen
Un trago por el que está ahí, 
y es un zombie sin sentidos.
Brindo por todos
brindo por ti, por mí, 
Por ellos y por vosotros;
La noche es nostálgica 
la música suena fuerte
el corazón se me quiere salir
y mis lágrimas quieren formar un río.
Diciembre ya está aquí
hay un nudo en mi ombligo.
Sonreír es de valientes
reírse mientras todo se derrumba es de mezquinos;
la tranquilidad no se negocia 
al dolor hay que dejarlo sentir.
Yo me raspé las rodillas
tratando de levantarme,
la sangre no me asustó
sin embargo, me quebré mil veces
al final, estar de pie no es malo 
así tenga que caminar sobre una línea fina
al borde del abismo. 
Hay ausencias que matan,
otras que liberan
Hay ausencias fortuitas,
[esas que llegan
cuando menos las esperas]
Deliberadas ausencias
causan llagas en el alma…
Ausencia de mí
[autodestrucción]
se posa en mi soledad,
cuando el mundo me da la espalda
Busco a la persona que más me conoce…
YO.

Anuncios

La botella

En una copa de vino
Sumergí mis penas,
Yace en ella
La lucha de mis días.
Perderme en dos sorbos
No fue a propósito
Y este insomnio
Me pesa en los hombros.
Cansados están mis ojos
De ver tantas decepciones
Juntas.
Ya debería estar acostumbrada
Pero los engaños se perfeccionan
Y las ilusiones crecen todos los días.
Qué fácil es embrigarse
Qué difícil es detenerse
Sin haber empezado,
Y mi mirada está en la botella
Y el vino en mi garganta seca
Y la noche apenas comienza
Y los pensamientos adornan
Mi cabeza.
Debería dormir sí…
Lo haré, cuando acabe la botella.

Resaca –Poesía Barata

El mundo da vueltas a mi alrededor
siento el piso moverse sin razón
la habitación quiere desaparecer
y mis ojos sin brillo están.
Quisiera un poco de agua
mi lengua hierve
¿podré sostenerme en pie
o llegarán los recuerdos a estorbar?
Mi ropa hiede a cigarros
y la saliva me sabe a vodka
no recuerdo cómo llegué aquí,
caminar bajo los rayos del sol
resulta bastante encantador,
así la cabeza esté a punto de estallar…
Anoche morí 
y hoy la resaca me ha revivido. 
¿No es el alcohol el antídoto
para curar la indiferencia?
Pareciera que estar ebrio
te hace vehemente,
lleno de vigor, sin miedos
pero no, solo es una cortina de humo
para alejarte de la realidad.
Ya nada importa, 
ni la soledad golpea
estoy recostada en mi cama
suspirando por volver a morir
en manos del alcohol.