La maldición escrita

Qué se sentirá estar completa,
sin miedos ni recetas para huir.

Qué se sentirá respirar sin pausas
ni dolores en el pecho.

Qué se sentirá dormir a tiempo
sin desvelarse en las altas
moradas del sueño.

Qué se sentirá…
Ser yo, sin culpa de mí
siendo la misma de siempre,
pero sintiendo a medias…
Con un corazón novato
y, unas tripas revueltas.
Mi sangre tibia está,
dispuesta ha desbocarse
en fábulas de frenesí,
pero mis hombros encorvados están
sintiendo a media máquina,
el peso de unos besos
sin aliento,
el peso de una boca
sin deseos…

He aquí la maldición
escrita
y, teñida en el pecho.
Sin tan solo fuese yo,
una válvula
que impulsara mis venas
llenas de cemento,
no habría nada qué lamentar
no habría nada qué decir…
En mí
nacería la vida en sí.

3 Comentarios

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.