Marte vivo, Venus solitaria.

Todos los derechos reservados a sus respectivos autores
Pintura de: Malcolm Liepke

Anclada a tus designios
estoy,
aguardando sin suspicacia
el momento
para así, al fin,
sentir
la cúspide de tu fuego.
Eres estrella fugaz,
el Marte vivo
y yo la Venus solitaria,
empecinada
en devorar tu horizonte.
Vístete de atardecer,
penetra tu luz
en mi noche.
Encamina tu deseo
hacía mí,
pues, en mi oscuridad
los gatos maúllan
y el viento susurra.

Yo quiero verte vibrar,
testear tu morbo,
y sin poesía qué escribir,
leerte en mis labios,
saborear
tu fruto prohibido
y callarme entre gemidos.

4 Comentarios

  1. 👏🏻👏🏻👏🏻👏🏻👏🏻👏🏻👏🏻
    Me encantó este poema, Jessi, es magnifico!!!!!
    Hermoso, sentido y tan pasional…

    “Encamina tu deseo
    hacía mí,
    pues, en mi oscuridad
    los gatos maúllan
    y el viento susurra. “

    Aunque es muy difícil, quería destacar un verso, y ese es fantástico.
    Y el final sublime.

    Fuerte abrazo, Jessi, cuídate.

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.