Elegida del Umbral (Soneto)

La bóveda celeste se tornó gris,
mil vientos del sur, gritaban su nombre
mi espalda es ungida de cobre
es el calor, perpetrando la iris.

Busqué un abrigo qué acariciar
busqué la senda en la cordillera,
¡No existe el alba sin hoguera!
Habiendo tanta sed qué menospreciar.

A dónde va a parar la angustia,
que recita los versos con astucia
y mi lengua yace la poesía.

Mi alma digna de incertidumbre
añora verdades llenas de cumbre,
He aquí, la elegida del umbral.





Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.