El tiempo se detuvo

El tiempo se detuvo
y yo no luché en su contra,
el magnetismo del silencio
se impregnó en mí;
debí guardar las preguntas
debí rezar en voz baja,
pero mi mente es un torbellino
que se lleva la poca paz
que he podido conservar.
El tiempo se detuvo,
y mi desgano no se dio por vencido;
quisiera desgarrarme la piel
quitarme los ojos,
cortarme la lengua,
vivir sin penas…

El tiempo se detuvo
en los días más calurosos
y mi sudor se sentía espeso,
mis pestañas luchaban por vibrar,
yo, aún siento mis piernas quebrarse,
pero el tiempo es inverso
y no sé si existió un después,
desde que dejé de escribir esto.

15 poema de la serie: Diablo de los poemas



3 Comentarios

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.