El Adiós

¿No es el adiós,
la puerta a lo invisible?
¿No es el adiós una mirada
irreversible, que calcina
la desdicha?
¿No será el adiós la respuesta
necesaria para culminar
los souvenirs?

La noche transita sin prisa,
mi boca llenándose de ceniza
reclama un poco de clemencia;
son las notas del olvido
deambulando por los pasillos de mi casa

y es el adiós pronunciándose
entre las baldosas;
cada paso, cada taconeo
va crepitándose
sin reservas, sin silencios.

Mi calma no es más que un mar
en plena tormenta,
sus olas me han quitado
el peso de una ausencia,
su sal ha revivido en mi lengua…
No hay un adiós sin ser omisión.

4 Comentarios

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.