He perdido la costumbre
de nombrarte en cada canción,
has dejado de existir
en mi entorno.
Tu voz se ha perdido
en el limbo de los sordos

Pero los buenos vicios
siempre regresan a casa,
y aún escucho tus pasos
rebobinando hacia el final,
como tres puntos suspensivos
sentenciando la verdad.

He escrito mucho
sobre ella
y sin llegar a pronunciar
mentira alguna,
se ha consumido
hasta el fondo de mis entrañas,

Sigo vomitando versos;
/poesía barata/
/poesía nefasta/
poesía que se ha aferrado
a mi piel…
Siendo un imán
de atracción
para una mente distorsionada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.