Microcuento: La Tragicomedia

Yo no puedo escribir sobre el amor con las bragas secas, el corazón en dos y sin alcohol en la mesa. Sin embargo escribo sobre ti, me toco en las noches y no me hace falta la cerveza.
Perdónenme si soy vulgar; es esta mi naturaleza. Nací para darlo todo y no recibo nada a medias. Yo quisiera verte, mi amor. Quitarte la ropa, engancharme en tu boca, saciarme de ti hasta que el sol desaparezca. Pero el sol sigue ahí y aún no estás en mi cama, pidiéndome que te quiera. Excúsenme si soy arrogante, a veces suelo ser una idiota con tetas.
Tú quisieras verme bailar, beber vodka de mi ombligo como si fuese una pecera. Yo conozco tus delirios y tú conoces mi mente perversa.
La noche se puso guapa, irónica y traviesa. A veces extraño fumar y quisiera un LSD para volar a otro planeta, pero aquí estoy escribiendo sandeces otra vez y Netflix me espera.
Yo no escribo sobre el amor, sobre sexo tal vez, pero ¿acaso esto es una tragicomedia?

10 Comentarios

  1. Cuando llegué a la esfera-que-no-gira-más ya estaba montada la feria de las letras, los estantes aparecieron de golpe, repletos de trazos, como una sorpresa de luz y de poesía, y entonces fue una prisa, un temblor de segundos, un prepararse, un ponerse ansias nuevas, el olor de frescos y limpios signos, ordenadamente esperando a ser leídos en ese cajón de tu armario, que ahora hago mío, mi para mí con mis ojos, muy cerca de mi propio cajón. 🙂

    Le gusta a 2 personas

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.