Entre mi alma y tu piel

Me voy a agarrar al silencio
y, como una pluma,
volaré a mi propio cielo,
donde no existen

latitudes que convergen,
ruidos negros, miedo inerte,
niebla confusa, sazonada
con mis propios sentimientos.

Seré la noche que transita
entre la angustia y el dolor,
alma sin pausa,
aura sin prisa.

Musitaré a tu oído
la rama de mis pesares,
desde el silente suspiro
que me lleva hasta tu piel.

Me embriagaré con tu luna,
dejando atrás la pericia
de mis sutiles encantos.

Yacen en ti mis deseos
mas ocultos, más febriles,
más cercanos.

Te haré de momento sublime
y vibración erizada,
de instantes carentes de tiempo,
de noches batiendo las alas.

Y no habrá ruido.
Nos sabremos renacidos
en un silencio prohibido,
dentro del placer
de nuestros cuerpos.

Una colaboración con mi amigo poeta José Fernández Becerro.

4 Comentarios

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.