Hoy por ti, ya no me muero.

¿Viste el cielo azulado mientras besaba tus mejillas?
¿Viste cómo me temblaban los labios al rozar tu vestidura?
¿Viste mi manera de sonreír cuando me hablabas con tus ojos?
¿Viste el amor que sentía por ti, sin ni siquiera hacerlo?

No, nunca lo viste, ¿verdad?
Pero tranquilo, la ciega era yo que no veía la verdad de tus actos
y aún así, te seguí amando. Te amé hasta quebrarme en mil pedazos.
Pero no te preocupes amor mío, yo vacilé entre la vida y la muerte;
descendiendo al infierno, conquisté el cielo 
y hoy por ti, ya no me muero.

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Tin dice:

    Me encanta, Jessi. Hay que saber morirse por lo que vale la pena. A lo demás…agua.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .