El Diablo de los Poemas

El día decantó su pesimismo,
como una voz, seduciendo
a la locura más entrañable.
Un resplandor adornó
mis pupilas,
transformándolas
en la mágica ilusión.
La tierra se abrió en dos,
y del suelo salían llamas
ardientes.
Vi el infierno en mis manos
y una pluma fue el testigo
de mi salvación.
El éxtasis de mis versos emanó
y una sobredosis de poesía
creció en mi interior.
Se hizo la noche en mí…
fue como venderle mi alma
al Diablo de los Poemas.

Anuncios

10 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.