Entre primavera y otoño

Entre primavera y otoño se domestican los quereres
las sonrisas se desdibujan entrando a los burdeles
los árboles florecen en las entrañas marchitas,
sus hojas desaparecen ante los vientos.
En tu espalda cabalga la alegría
tristeza vibrante sopla en los oídos,
somos receptivos a lo que sentimos
somos carne de cañón de nuestros prejuicios
somos válvulas de escape
transmutando en las noches oscuras
persiguiendo sueños rotos
y abrazando amarguras.
Los latidos en el corazón se agitan
cuando ves las bragas caer;
el aire susurra olvidos
abstracto es el tiempo
cuando los días conservan su encanto.
No cabe duda que soñar despierto
es una tentación,
absurdo es contar los meses,
pero entre primavera y otoño
vivir es un refugio. 

4 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .