Catarsis del sin sentido

No me pidas sonreír cuando aún tengo el corazón arrugado, aunque en realidad si sonrío y no me cuesta nada. La felicidad es tan efímera que no trasciende con el paso de las horas; sentirse feliz no es un estado de ánimo, es un bálsamo para la realidad. No me pidas ser optimista cuando es la vida, la que te enseña a bañarte con limón las heridas. El optimismo no está hecho para todo el mundo, es un auto-engaño que te protege de la existencia, pero ¿cómo sabes que existes?… 
Todos hablamos de la existencia, de lo ruda que puede ser, de los métodos para burlarnos de ella pero, ¿acaso la existencia no es sinónimo de somnolencia?, ¿Y si todo esto es un sueño? Un perturbador sueño que nos arropa desde que nacemos, con la mentira que debes crecer para alcanzar tus sueños y ahí llegar a tu destino final, que es la muerte. Qué jocoso nacer para morir, qué estúpido vivir bajo ese principio. 
Y llegan los tropiezos, aparecen los problemas en tu pequeño mundo, nada es como el ayer, el hoy no alcanza y el mañana es incierto. Te preguntas si todo esto tiene sentido, a veces dudar de todo es adquirir sabiduría de ti mismo. 
La gente huye de la tristeza porque la ven como algo turbio, y es normal, desde que salimos del útero de nuestra madre, nos han dicho que estar triste es malo, regocijarse en pensamientos negativos, solo nos traería mala suerte. ¿Y no es la suerte un dogma creado por el hombre? «Tener buena suerte» no es como ganarse una lotería y la vida no es para el que le guste todo lo fácil, sin embargo, a esas personas son las que le va mejor. Entonces, vuelves y te preguntas; ¿tiene sentido todo esto? 
Ni este escrito tiene sentido, ni la vida tampoco lo tiene. Mi río en mis tetas, sí, porque siempre quiero llegar a pensar más allá, y no encuentro nada, todo está nublado, confuso. La nada debería ser un lugar tranquilo, empero en ese lugar solo hay desolación y terquedad.
Cae la noche sobre la ciudad, al otro lado del mundo amanece. Todo es tan diciente y la vez es impreciso. Te vas a dormir con la idea que todo continua mientras duermes pero al despertar te das cuenta que todo está tal cual como lo dejaste. 

20 Comentarios

  1. La inimaginable levedad de la vida, te hace sentirte desde lejos que eres todo para ella, pero entre más das el paso a lo real, te das cuenta que súbitamente, somos para el destiempo de la soledad, que entre el goce y la angustia solo queda el amor, quien te fortalece a no dar el paso al acto, al goce.
    me inspiran tus letras pues ellas toman el artificio de la verdad.
    Enhorabuena chica!

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.