Un llamado a la resistencia –Reflexión–

¿Cómo se recupera el tiempo perdido?, ¿Cómo seguir en la lucha cuando tus fuerzas están agotadas? Son preguntas que rebotan en mi cabeza. Quisiera cerrar los ojos y apagar mi mente, pero los murmullos cada vez son más fuertes, se escuchan los gritos de mis pensamientos; son como puñaladas que me van desangrando poco a poco. ¿Puede el olvido ayudar a perdonar?, ¿Es más fácil acostumbrarse al dolor que evitarlo? No lo sé, es difícil encontrar las respuestas adecuadas. El tiempo se disuelve al igual que el agua, es transparente, intangible, soberano. Y la impaciencia es como una bacteria que lentamente va secando el alma… Vuelve el interrogante a manifestarse, vuelven las dudas a sembrarse y no sé qué esperar de mañana, ni sé lo que sucederá en seis horas, sólo sé que sigo resistiendo. El caos a veces me nubla el raciocinio, permanecer estable todo el tiempo es una tortura cuando sabes bien, que lo que pase fuera de ti, no lo puedes dominar. Cuando toda esta tormenta pase, volveré a mis escritos viejos, seguramente me reiré o tal vez lloraré… Dejando los rencores a un lado, respirando fuerte, suspirando bonito y recordando que no hay mal que no haya podido combatir, estando al frente del cañón, aún sabiendo que podía morir y pude vencer la muerte a punta de resistencia. 

 

Siempre vuelvo al lugar donde me siento libre, donde puedo ser yo o jugar a ser otra, en la escritura.

9 Comentarios

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.