No soy lo suficientemente noble para perdonar, ni tan degenerada para desgastarme odiando a quien me ha hecho daño. Pareciera que olvidar fuese la solución o tal vez es un bálsamo que apacigua mis desdichas. Trato de no pensar de más, porque mis pensamientos no dan tregua y vivir atormentada no es la idea. Cuando recuerdo el pasado, me siento tan indefensa, tan solitaria que preferiría morir por unas horas y resucitar a la mañana siguiente. Dicen que el pasado no regresa, que pertenece a la historia pero es mentira, acordarse de él es darle vida; es como un parásito que se alimenta del presente y no permite evolución. Del odio aprendí lo que el amor me dejó. Odiar es esa droga que va destruyendo la vitalidad sin dejar rastro; entregarse al odio es revolcarse y quedarse en la mierda… Y es aquí donde el olvido me otorga la paz que me arrebataron.

No concibo otra manera de seguir si no es olvidando y algunos dicen que mientras olvidas, vas perdonando…

 

Anuncios

9 comentarios sobre “Olvidar es el camino

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.